Ni con trabajadores de gobierno y ni con poblanos Anabel y Lorena llenaron su cierre de campaña.

Virgilio Marón/INFOTLAX.COM

Un cierre de campaña es donde demuestran los candidatos su power, liderazgo y quien tiene mejor capacidad de convencimiento. Este fin de semana se llevó a cabo el cierre de campaña de Lorena Cuéllar. Fue tan decepcionante que pena dio. Para empezar, hace días, su equipo de campaña mencionó que el gobierno estatal no le quería prestar ni rentar el estadio Tlahuicole ¿era necesario hacerlo en un estadio? Otra incongruencia, el gobernador Marco Mena es concuño de Lorena, recordando que su hermana está casada con Fabricio Mena, el hermano del gobernador, que, por cierto, también es pluri por el PRI para el Congreso del Estado, ¿creen que no le va a prestar el estadio a la cuñada de su hermano? ¿Por quién nos toman?

Lorena Cuéllar, a pesar de tener en su poder cinco partidos políticos: Morena, PT, Encuentro Social y el Verde y Nueva Alianza. No logró llenar el cupo para abarrotar el estadio Tlahuicole que tanto presumía. Había sillas sin ocupar, lonas para tapar los espacios vacíos de las gradas, huecos sin llenar. Ni con la maquinaria humana de la Delegación Estatal del Bienestar, ni con todo el dinero que ha obtenido durante 30 años como servidora pública, muchos menos con su intento de “colgarse” del discurso del presidente Obrador, pudo llenar el estadio. Se rumora que al borde de la desesperación pidió refuerzos al gobernador de Puebla, Barbosa “el nene consentido”, para traer poblanos y llenar el estadio.

En el lado contrario, pero similar, tenemos a la candidata Anabell Ávalos. También, tiene de su lado a cinco partidos: PRI, PAN, PRD, PAC y PS. Sabían que la capacidad de convocar a tantas personas no la podía realizar y, por eso, se rumora, llegaron a la desesperación de solicitar la ayuda del gobernador Marco Mena y darles el “día libre” a los trabajadores del Estado y poder llenar las calles de Apizaco. Lo peor, obligar a trabajadores de la salud para que asistieran al cierre de su campaña, ¡en plena pandemia! No les interesa nuestra salud. No les funcionó. Acarreados le dicen, yo le llamo coacción del voto. Ni con la maquinaria del aparato gubernamental convencieron a la ciudadanía. Tlaxcala ya no les cree todas las promesas y mentiras. Fueron más militantes prianistas que personas que en verdad creen en su proyecto.

Usted, votante indeciso, no desperdicie su voto en estás dos candidatas. Encuentren una tercera opción. Una opción que traiga compromisos y no promesas, que abandere el progreso que necesita Tlaxcala. Voto razonado, consciente y sincero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s